Рейтинг:  5 / 5

Звезда активнаЗвезда активнаЗвезда активнаЗвезда активнаЗвезда активна
 

Amar su nación y estar orgulloso de ella es una obligación sagrada del hombre.

Solo los sin techo no aman su nación y no se sienten orgullosos de ella.

 

Baurzhan Momyshuly

 escritor, jefe militar, héroe  de la Segunda Guerra Mundial, Heroe nacional del pueblo kazajo y el mundo túrquico.

 

EL PENOSO CAMINO HACIA EL RECONOCIMIENTO Y ÉXITO


Introducción


Cada uno en su vida encuentra a unas personas interesantes, cuya vida, laboriosidad y talento no dejan impasibles a los demás. Ellos, a pesar de su exclusividad, son modestos, no son ambiciosos, tratan de no distinguirse, son sencillos, abordables, poco destacados a la primera vista. La gente humilde en sustancia, y en su mayoría muy decente. Conociendo a esas personas, los que las rodean les prodigan los elogios más francos, sinceros y cordiales. En cambio, a la gente desagradable la sociedad no les mima con alabanzas y no aguanta a los mentirosos, intrigantes y aduladores. Y mientras el pueblo agasaja a sus favoritos con los epítetos benévolos, a los indignos les ponen etiquetas negativas y cuentan anécdotas de ellos.

 

 

Quiero hablar de una persona prominente y, en toda acepción de la palabra, positiva que se merece todo lo que se dice y escribe de él. Y estoy particularmente orgulloso de que es mi compatriota y contemporáneo, el hijo digno del pueblo kazajo y el mundo túrquico. Le consideran hombre ilustre y personalidad destacada. Sus obras son reconocidas tanto en su patria, como por los admiradores extranjeros de su talento. Se llama Bakhytkhozha Tulegenovich Rustemov. Es economista, historiador, teólogo, escritor, poeta, publicista, traductor, músico, laureado con el premio B. Grinchenko (Ucrania). Reiterado miembro de los concursos internacionales de la poesía y literatura rusa en los paises extranjeros (Ucrania, Bielorrusia), reiterado ganador de los concursos intelectuales en Pekín (China).

Este es mi segundo artículo sobre Rustemov en los últimos diez años. Es de investagación científica, y en este trabajo me refiero a las fuentes que refuerzan mi visión y mi concepción de Bakhytkhozha Rustemov como clasico de la literatura de género de publicística. A propósito, no soy primero en escribir un artículo científico sobre él. Antes de escribir un artículo verdadero tuve que estudiar un montón de materiales del téma – periódicos, revistas, libros, TV, radio, recursos de internet. Tras los estudios de los materiales he sacado una conclusión y estoy seguro de que ha logrado mucho éxito y verdadero renocimiento tanto en su país como en el extranjero más lejano.

He preparado el artículo precisamente con el fin de que usted, mi estimado lector, se entere de qué horizonte más amplio tiene y qué persona más polifacética es. Una persona que en su camino de vida ha tenido muchos obstaculos y situaciones díficiles, y a pesar de todo eso, no ha sido doblegado, en todos los sentidos de la palabra. Por el contrario, cada vez levantaba la cabeza para mostrar a todo el mundo su sinceridad y decencia, su laboriosidad y capacidad de amar su tierra, su pueblo y su país.

 “Un camino hacia el éxito y reconocimiento se hace de dos modos: el natural y el artificial. El canimo hecho del primer modo no es fácil, pero es asentado y firme. Cuando se utiliza el segundo, todo es provisional y en el final las enfurecidas olas de euforia se estrellan contra las rocas “agudas y duras” de la vida”, –nota el académico Bakhytkhozha Rustemov.

He intentado ser sumamente sincero y franco. Como representante de la inteligencia artística, veterano del periodismo, conozco bien el mundo de las relaciones, comprensión mutua y apoyo de los colegas de la pluma. No es ningún secreto que hay gente que se alegra por los éxitos de los demás, pero, al contrario, hay otros a los cuales los éxitos ajenos les provocan envidia. Si embargo, lo peor es que tengan envidia las personas de cierta posición en la sociedad que aprovechan su “estado” en los intereses insanos. ¿Cómo se puede calificar a esas personas que por sus ambiciones personales y su envidia aniquilan y humillan la dignidad de su compatriota?

Tuve que observar la misma aptitud negativa insubsistente hacia Rustemov. No cabe sino lamentar que algunas personas, sin haber hecho nada digno para la sociedad y el país, traten de sermonear a uno que es un gran patriota de su tierra, ha plantado más de un árbol, ha educado a los hijos que respetan a sus padres, ha servido honestamente a su pueblo y su Patria, ha defendido a los indefensos y débiles, a veces derramando sangre.

No hay muchos que sepan que Rustemov trabaja 15-18 horas diarias. ¡Durante cinco años ha escrito casi veinte libros! Es autor de más de viente trabajos científicos y tres mil publicaciones. Es el único escritor en Kazajistán que escribe sus obras en tres idiomas – kazajo, uzbeko y ruso – y además en árabe. ¡El volumen total de sus trabajos escritos consiste más de diez mil páginas! ¿No es una sensación en la cultura kazaja y mundial?

Respalda la política oficial que fomenta el aprendizaje de tres idiomas – kazajo, ruso e inglés – por los jovenes de Kazajistán. A los voluntarios también les llama a estudiar el alfabeto árabe porque toda la historia de los kazajos se escribía en la cenefa árabe y queda desconocida en los archivos nuestros, los rusos, y los de países extranjeros. En sus libros se puede encontrar todos los géneros de literatura, entre ellos los géneros tan raros como publicística política y internacional. Algunos de sus artículos se publicaban en coreano, ucraniano, uigur, uzbeko, inglés, español, árabe, persa y otros idiomas.

Mis estudios plurianuales de sus trabajos me llevaron a la conclusión de que es el único publicista no solo en Kazajistán sino por todo el espacio postsoviético que pueda competir con tales famosos mundiales como Milton John (Inglaterra), Victor Hugo (Francia ), Mikhail Fiodorov (Rusia), Osvald Spengler (Alemania), Walt Whitman (Estados Unidos), Jorge Luis Borges (Argentina), Andrzej Fredro (Polonia), Noam Chomsky (Estados Unidos) y otros.

 

Reconocimiento en la Patria

 

Vladimir Kochenov, periodista, publicista, doctor en filosofía, profesor, académico de las Academias de las ciencias naturales Europea y de Kazajistán, que conocía bien las obras de Rustemov escribió que “tal cima espiritual no se conquista a la vez, así como uno no preparado no puede conquistar el Everest. Es la mejor publicística nacional de nuestra época. Es un placer saber que en Kazajistán tenemos nuestro Otto Latsis. Si fuera por mi, recomendaría la publicística de Rustemov en calidad de la lectura suplementaria a los escolares, y a los adultos les también sería muy útil”.

Es imposible contarlo todo en un pequeño artículo. En honor del aniversario del escritor le fue dedicado completamente un número de la revista «Ұлт болмысы» – “Patrimonio nacional” que debido su formato restringido tampoco pudo relatar y descubrir integralmente la actividad de Rustemov. Los periodistas que preparaban los artículos para la revista notaban que la información reunida sobre Rustemov pudo servir de material para varios libros.

Si a los que han defendido una tesis y obtenido un titulo académico los consideran científicos académicos, a los científicos como Rustemov los llaman científicos del pueblo. Es un académico del pueblo. Así, por ejemplo, al ilustre arrocero (Ibrai Zhajaev) lo llamaban el académico del pueblo. No tuvo carrera y pasó toda su vida en los campos de arroz, pero hizo para su país más que algunos teóricos, científicos de despacho.

En señal de reconocimiento y respeto al Rustemov le invitan a las conferencias internacionales, concursos, festivales a los países diferentes. El testimonio de su autoridad y reconocimiento internacional es su reiterada participación en calidad de jurado en los concursos internacionales de la poesía y literatura rusa en diferentes países. ¿Acaso muchos kazajos se eligen jurados de los concursos internacionales de prestigio? Y más aun en el temario tan serio como literatura rusa y poesía rusa. ¿No es prestigio y orgullo del pueblo kazajo y todo el mundo túrquico: ser reconocidos por otros pueblos a la altura de su talento?

El periódico “La nueva generación” dice lo sigueinte: “El libro “Luchar y ganar” – es una gran aportación a la cultura rusohablante en general y la literatura de Kazajistán en particular. El valor y exclusividad del libro consiste en que el lector discubre los nombres literarios nuevos, los nombres de los pensadores progresistas, escritores del continente americano y conoce un mundo nuevo – el mundo de la cultura y literatura de America Latina.

El periódico principal del país “Kazajstanskaya pravda” escribía que “el nombre de Bakhyt Rustemov es bien conocido en nuestro país y en el extranjero y está relacionado con el proceso de formación de la publicística internacional cuyo desarrollo activo empezó ya en los años de independencia”.

Comunicando la presentación del libro “El patrimonio de la literatura mundial”, por la radio de Kazajistán a Rustemov lo llamaron persona única.

En su tiempo en el país reconocieron y respaldaron los éxitos de Rustemov los hombres públicos, de ciencia y servicio estatl tales como Muzaffar Alimbayev, Mariam Khakimzhanova, Duysenkul Bopova, Vladimir Kochenov, Vladimir Gundarev, Dukenbay Doszhan, Kuandyk Alimbetov. Hoy le apoyan Tolen Abdik, Aldan Smayil, Sultanali Balgabaiev, Koyshigara Salgarin, Bolat Baykadamov, Akim Osmanov, Boribay Kulmanov, Sabit Rustemov, Akim Yskak, Ikrom Khashimzhanov y otros.

Si, por ejemplo, el académico, doctor en jurisprudencia, el profesor Esbergen Alaukhanov cree que “Bakhyt Rustemov es el orgullo de la nación”, el académico Amanbek Akaev, Doctor en Ciencias Biologicas y Económicas, profesor, laureado con los premios internacionales, miembro de la Unión de los escritores de Kazajistán, poeta y compositor nota que “Rustemov es una persona sumamente culta, modesta y honrada. Considera los intereses del pueblo y el país por encima de todo. Ha vivido y vive con la conciencia limpia y por eso puede mirarle a los ojos a su pueblo sin miedo. Es uno de los representantes de la élite que pueden considerarse orgullo de la nación. Las personalidades como él pueden con dignidad llevar y decidir el destino del pueblo”.

Lo interesante es que hasta más de treinta años después, de gran modestia y decencia, laboriosidad, autoridad y respeto de la gente a Rustemov hablan los habitantes y gerentes de la provincia de Kazajistán Meridional donde pasó la mayor parte de su vida. Desgarciadamente, no son raros los casos cuando, al jubilarse uno, lo olvidan sus compañeros de ayer, su colectivo laboral. Se queda a solas con sus enfermedades, problemas, soledad y ancianidad inevitable.

Como a veces sucede, del talento de Rustemov por primera vez hablaron sus amigos extranjeros. Fueron ellos que le recomendaron hacer su primera exposición de libros en Astaná y luego en otras regiones de Kazajistán. La mayoría de sus reuniones se celebraron con lleno y al nivel muy alto. Como enseña la vida, los talentos verdaderos primero se notan, apoyan y alientan en el extranjero. El reconocimiento le cuesta mucho a la gente. Afecta la salud de la persona y eso no tiene nada que ver con la edad. La salud se determina por la calidad de la vida: nivel material y moral.

“Con mucha alegría visitó la exposición del genial periodista de Kazajistán Bakhyt Rustemov y tuve la felicidad de sumergirme en la atmósfera del amor y orgullo que aporta Bakhyt en la esfera del desarrollo de la amistad entre todos los paises, estableciendo de ese modo las tradiciones culturales internacionales y divulgando por otros paises la historía kazaja en toda su profundidad. Solo un periodista con mayusculas es capaz de hacer la verdad llegar a otros paises y es una suerte tener las personas así en nuestro Kazajistán. Mi agradecimiento más sincero a Bakhyt Rustemov por habernos mostrado cómo se puede amar a su Patria.” Botayeva Marina. (Astaná, 2011).

Yerken Sarkenov, el presidente de la Asociación de Amistad Kazajistán-Cuba, participante de los acontecimientos de la Crisis del Caribe de 1962, miembro de la junta de los veteranos de la guerra y trabajo, de su carta al embajador de Cuba en Kazajistán, el señor Carlos Valdés de la Concepción,: “Durante muchos  años el pueblo de Kazajistán junto a la  comunidad internacional demostró actividad dirigida a  que los Estados Unidos liberaran a los cinco heroes cubanos”.

Desmostró la solidaridad especial en este asunto tan importante el académico de autoridad y reconocimiento mundial, escritor, el miembro del Congreso de Literatos de Europa Bakhyt Rustemov que varias veces dirigió al Secretario General de la ONU el señor Ban Ki-moon, a los presidentes George Bush y Barack Obama las peticiones de levantar el bloqueo de Cuba y poner en libertad a “Cinco heroes”. Es el único escritor en Kazajistán, Asia Central y todo el espacio postsoviético que en diez últimos años dedicó cuatro libros al pueblo heroico de Cuba. Sus obras son testimonio de la intención de aproximación de las culturas de los pueblos kazajo y latinoamericano.

Hoy en día los libros de Rustemov ocupan su lugar digno en la biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, las bibliotecas de los paises árabes, Irán, India, varios paises de America Latina, Europa, China, los paises de Sudeste Asiático y otros paises que comprueba el reconocimiento de la publicística kazaja por el mundo exterior. Y eso, en gran medida, es el mérito del escritor kazajo. Rustemov es uno de los escritores más jovenes de Kazajistán y Asia Central que en los últimos veinticinco años ha ocupado un digno lugar en la enciclopedía mundial Wikipedia.

No será completo mi relato de Rustemov sin contar cómo ha vivido y vive el raso escritor kazajo. Es sencillo y bondadoso, siempre habla bien de los demás, junto a su pueblo vivió lo que les cayó en suerte en los últimos veinticinco años. Hubo altas, bajas, triunfos y desengaños.

Rustemov en su tiempo fue uno de las personas desplazadas (dislocadas) por el estado en 1997 de la antigua capital a la nueva. A pesar de eso, dos veces sin ninguna razón se quedó en el paro. Además, mientras la mayoría de los funcionarios trasladados por cuenta del estado obtuvieron los pisos dentro de medio año y año y medio, él estado le otorgó la vivienda solo ocho años después (el año 2005).

Hubo quien se indignaba justamente por las transgresiones de las normas por las autoridades, pero Rustemov entendía la situación que vivía la sociedad y no hacía reclamaciones a nadie. Desde luego, sufría como cualquier otra persona. Eso luego afectó mucho su salud. A pesar de las dificultades, no se relajaba. Al quedarse sin trabajo, pasaba la página y empezaba desde cero con más fuerza y energía. Se daba cuenta de que el verdadero ciudadano de su país puede ser útil a su sociedad en cualquier lugar y en cualquier puesto de trabajo. Mientras buscaba un empleo, trabajaba de taxista.

Como se trata de una persona con el destino muy interesante, he decidido hablar también de su vida familiar, su vida fuera del oficio literario, aunque su vida es tan humilde como la vida de la mayoría de sus compatriotas. Mucho tiempo vivió de préstamos. Tiene cinco hijos. Tres de ellos estudian en la universidad: su hijo Nursultán estudió en Cuba, hija Aygerim en Polonia, hija Saida en Vietnam, Gulsina y Yersultan estudian en la escuela.

Durante toda su vida racional ha mantenido una actitud cívica activa. Los intereses de la sociedad y el país para él, un hombre con el sentido de justicia más agudo, siempre han estado por encima de todo. La vida y el bienestar del prójimo, con prescindencia de su nacionalidad o religión, han sido para el Rustemov- internacionalista más importantes que su propia vida. Ha llevado una vida llena, a veces, de tragedias y dramatismo, pero nunca ha renunciado a sus principios de ser decente y honrado.

Rustemov creció en una familia donde los padres tenían diez hijos propios y educaban a dos huérfanos. Cursó los estudios universitarios, luego prestó servicio militar. En los años estudiantiles estuvo de barrendero, descargó los furgones con cemento, carbón, madera etc. En la planta de conservas de Almatý trabajó de obrero-cargador de tomates, pepinos y otras verduras y frutas que en la temporada se convirtieron en un torrente de carritos de decenas o miles de toneladas. El embajador de Venezuela en Irán y Kazajistán el señor Amenhotep Zambrano Contreras marcó que por su expiriencia vital y artística el escritor Rustemov es el maestro para los venezolanos en la popularización de su país.

El Ministro Delegado de los Asuntos Exteriores de Nicaragua Lius Molina Cuadra y el Embajador de Nicaragua en Rusia Juan Ernesto Vásquez Araya son unánimes en opinar que Rustemov se dedica a sí mismo y su labor al desarrollo de la amistad de los pueblos.

Y aun más único era el fenómeno cuando la Cabeza de la Iglesia Católica papa Francisco, dirigiendose al raso representante de otra religión, en concreto a Rustemov dijo: “...estoy rezando por usted y por todo el pueblo kazajo. Le pido a Dios la sabiduria y fuerzas para usted en superación de las dificultades de la vida, y para el pueblo kazajo el favor  para desarrollar su nación en solidaridad, justicia y paz”.

El embajador de Hungría en Kazajistán Imre Laslotski: “Gracias a sus iniciativas y aspiraciones se consolida la amistad entre los pueblos y es una ventaja no solo para Kazajistán sino también para la sociedad mundial. Nos impone que a pesar de sus éxitos internacionales en el oficio literario y periodista es patriota y sirve honradamente a su pueblo. Por eso le respetan otros pueblos. Le agradezco su aportación a la amistad entre nuestros pueblos”. Así es una característica sincera dada de todo corazón por un extranjero a un kazajo raso que no tiene regalías estatales ni goza de privilegios, un hombre del pueblo.

No hay muchos ejemplos de que durante la vida de uno le dediquen los trabjos de investigación. Los iraníes le prestaron a Rusremov tanta atención. Eso es lo dice en su trabajo dedicado a Rustemov Asgar Saberi, doctor en ciencias, el consejero de cultura en la embajada de Irán en Kazajistán: “Según lo que se dice del valor de un escritor, estamos obligados a respetar y estimar a los científicos y los esctritores.

 Con motivo de que expresamos nuestro respeto más sincero a uno de los escritores más eminentes, sin duda, los trabajos y obras del estimado Bakhyt Rustemov tienen un status importante y alto. Siempre exponía sus ideas y comentarios constructivos para consolidación de la amistad y relaciones histórico-culturales entre los pueblos de Irán y Kazajistán. Con mucho respeto y estimación apreciamos todos sus méritos.

 No cabe duda que esos méritos de la persona sabia y estimada son las caracteristicas ilustrativas de un gran científico, esctritor y periodista. Respeto y estamación hacia él ayudarán divulgar conocimientos entre los jovenes y diferentes capas de la sociedad”. Así valoran la actividad del escritor kazajo los mejores representantes de la cultura y diplomacia mundial. No se puede decir mejor. El científico de otro país me ha quitado las palabras para decir cómo un país debe estimar a sus talentos, en particular a un intelectual del pueblo.

Para justificar las palabras del diplomático iraní el señor Asgar Saberi, noto que en los años diferentes Rustemov más de una vez superó los examenes de calificación para defender el título ciéntifico, pero cada vez, en definitiva, el problema estribaba en precariedad material.  La vida dura, a veces trágica, le impedía realizar lo concebido. Pero a pesar de las dificultades que le tocaban en suerte, lo soportaba con mucha dignidad y nunca paraba en lo conseguido, porque creía que lo ecencial no radicaba en los títulos científicos oficiales sino en el provecho concreto que uno traía a su pueblo y su país.

Eso es lo que dice Leysan Galiyeva (Adigueya, Rusia): “A Bakhyt Rustemov le han elegido en Bielorrusia como jurado para el Concurso de la poesía y literatura rusa. Todos los concursantes (20 personas) son representantes de los pueblos eslavos de distintos países. ¡Rustemov es el único que ostenta un gran honor de ser elegido como representante no solo del pueblo kazajo sino de todos los pueblos túrquicos!”

El consejero de la embajada de los Estados Unidos, el escritor Jeffrey Sexton nota que “Bakhyt Rustemov por ahora es el único americanista kazajo que está en ápices de la literatura americana. Por los trabajos de Rustemov los kazajos empiezan los estudios de la cultura americana. Nos asombra lo que un libro-enciclopedia como “El patrimonio de la literatura mundial” de los que suelen ser escritos por los colectivos grandes lo haya escrito un solo hombre”.

La publicación de su libro “Gran China: en espacio y tiempo” despertó mucho interés en China. El Consejero del Presidente de Uzbekistán para los asuntos nacionales, el director del Centro Nacional de la República de Uzbekistán, poeta, escritor Nasriddin Mukhamaddiyev nota que Rustemov que escribe de la amistad de los pueblos del mundo es un hijo digno tanto del pueblo kazajo como del uzbeko.

En los días de aniversario de Rustemov expresaron su estimación especial y gran respeto hacia el escritor kazajo los embajadores de Japón Kamakhara Masayesi, de Letonia Yuris Maklakovs, de Lituania Rokas Bernotas, de Sudáfrica Shirish M Soni, de India Ashok Kumar Sharma, de Cuba Carlos Valdez, de Vietnám Nguyen Van Khoa, de la Ciudad del Vaticano Mauri Buendía, de Venezuela José Miguel, así como otros diplomáticos de las embajadas de Francia, Bulgaria, Rumania, Venezuela, Ucrania, Turquía que desearon asistir personalmente al evento organizado en honor de su 60 aniversario. Los diplomáticos extranjeros notan la aportación que hizo Rustemov a la cultura kazaja y mundial. Las embajadas le invitan a sus países donde le reciben los jefes de Estado.

La casa donde vive Rustemov se considera uno de los centros culturales internacionales de Astaná. Los visitas extranjeros la llaman “Casa de la amistad de los pueblos”. Muestran interés por la actividad del escritor kazajo los diplomáticos, literatos, estrellas del cine y la música mundial.

Visitaron su casa los embajadores de Cuba Abelardo Fabio Ernandez Ferrer con esposa y Carlos Valdez de la Concepción con esposa, el embajador de Mongolia Zhagir Sukhee con esposa, el embajador de Venezuela en Irán y Kazajistán Amenhotep Zambrano Contreras con esposa, el Encargado Interino en los Asuntos de Venezuela en Kazajistán Jose Miguel, el embajador de Rumania Emil Rapcha con esposa,  el embajador de Vietnám Nguyen Van Khoa, el embajador de India Ashok Kumar Sharma con esposa, el embajador de Lituania Rokas Bernotas con esposa, el embajador de Letonia Yuris Maklakovs con esposa, el embajador de Hungría Imre Laslotski, el embajador de Eslovenia Peter Yuza, el consejero de la embajada de Japón Khiroyuki Imakhasi, el consejero-ministro de la embajada de la Corea del Sur Chzhin Ki- sok, el consejero del embajador de Corea Khan Seohg-chin con esposa, el consejero del embajador de Irán Mukhammadpur, el Cónsul de Bulgaria Stefan Gurgushnikov con esposa, el Primer Secretario de la embajada de Cuba Miguel Sánchez Ordoñez con esposa, el cosmonauta cubano, heroe da la Unión Soviética y heroe de Cuba Arnaldo Tamayo Méndez, el escritor cubano Arnaldo Cristobal, el periodista famoso de la televisión y radio Kipras Mazheyka, la estrella de Holywood Cary Tagawa, la poetisa famosa ucraniana Natalia Varenyk, el presidente del partido de Crimea Vasvi Abduraimov, el hombre público de Crimea Rustem Khalilov, las estrellas músicas de Cuba y Kazajistán.

Especialmente para felicitar a Rustemov con motivo de su cumpleaños le visitaron el embajador de Palestina Khussein Abuola, el embajador de Egipto Abdallakh Omar Alornasi, el empajador de Irak Razhikh Al-Musavi, el ambajador de Líbano Vazken Kavliakan, el embajador de Jordania Slayman Arabiat y otros.

En breve voy a citar una serie de opiniones sobre el publicista kazajo. Eso es lo que dijo de él ya en el año 2004 el veterano de deporte famoso en el espacio postsoviético, autor de varios libros Lev Ezhevskii (Dnipropetrovsk, Ucrania): “Bakhyt Rustemov es un gran escritor”. Zukhra Aliyeva, profesora, doctora en ciencias filosóficas (Bakú, Azerbaiyan, el año 2011): “Tiene el alma admirable. Una persona con mayuscula. Realmente, el pueblo kazajo puede estar orgulloso de su gran hijo en la persona de Bakhyt Rustemov”.

Por ejemplo, el presidente de la Unión de los Escritores de Vietnám el señor Khyu Tin nota (el año 2012): “Bakhyt Rustemov hace gran cosa juntando las culturas de nuestros pueblos”. Gavril Androsov, vicepresidente de la Unión de los escritores de Yakutia: “Es muy interesante estar al lado de mi hermano túrquico Bakhyt Rustemov”. Cary Tagawa, actor, estrella de Holywood (Estados Unidos): “Le agradezco el escritor kazajo su actitud pacífica y amistosa”.

El primer cosmonauta cubano afro-latinoamericano Arnaldo Tamayo Méndez: “Al lado de una persona como Bakhyt Rustemov uno se siente perfectamente. Es un hombre de amistad y paz”.

 “Le deseo éxitos en el futuro en su notable trabajo de escritor y periodista. Espero que nos vemos en lo sucesivo. Saludos cordiales, Norber Zhusten. El embajador de la Unión Europea en Kazajistán. 2010”.

Stiven Tull, el embajador de la ONU en Kazajistán: “Sus libros son muy interesantes. Hablar con su pueblo sobre otros pueblos del mundo es un trabajo bueno. Quiero entregarle la insignia de la ONU”.

 “¡A Bakhytkhozha Rustemov! En nombre de todo el pueblo estadounidense le deseo salud, felicidad y prosperidad en el año 2015!” Teresa Grenchik, el Cónsul General de los Estados Unidos.

Ralif Nurislamov, veterano del trabajo, ex empleado del Ministerio de los Asuntos Exteriores de la Unión Soviética (Moscú, Rusia): “¡He leido dos de tus documentos y estoy impresionado! De verdad, mereces un puesto de aproximadamente tres ministros. Acaso tan rápidamente se ha enrequecido Kazajistan de la gente talentosa, si tú con tu inteligencia y preparación estás por encima de cualquier ciudadano del país? ¡No eres solo un escritor, sino una personalidad universalmente desarrollada!”

La poetisa Kae Mori (Japón): “Somos amigos antiguos con Bakhyt Rustemov. Es un gran patriota de su país”. El poeta Alex Pausides (Cuba): “Resulta que muchos cubanos conocen a Bakhyt Rustemov. Y me agrada que usted sea mi amigo”. El poeta Fernando Rendón (Columbia): “Por primera vez encuentro al representante del pueblo kazajo. Veo qué pueblo más generoso y amistoso son los kazajos”.

 “¡Estimado Bakhyt! He mirado su sitio web y he leido lo todo que hay allí. Le ruego poner entre las referencias mis pensamientos y palabras sobre usted y su actividad de Creador. Le dirijo a usted mis palabras más sinceras. Quiero expresarle mi admiración sincera y gran agradecimiento por el potencial espiritual interno que usted ha conservado; hoy cada periodista, escritor como creador del futuro y el que puede corregir y cambiar el pasado asume mucha responsibilidad ante el Gran Creador por lo creado por él. A veces, una palabra funciona como “efecto de mariposa” y puede destruir muchos mundos a la vez.

Su palabra lleva amor y cariño, apacigua, y por eso trae provecho, en primer lugar, al pueblo kazajo el cual amo mucho. Tengo determinadas capacidades de asomarme al pasado de los pueblos, estuve en Astaná, en el Museo de la historia de los kazajos y conocí los artefactos antiguos. Entonces vi la historia tal como era y sentí todo el dolor y sufrimiento de los kazajos que respetan los valores principales de Dios.

Solo los kazajos veneran a los poetas como voz de Dios, como portadores del futuro y los que crean los nuevos elementos del mundo, y solo con ayuda de esos elementos es posible la evolución de cualquier pueblo. Si un país no estima a los poetas y escritores creadores, tal país no evoluciona, primero puede estancarse y luego empieza su involución. Con usted y sus colegas que crean el mundo de la bondad y amor, el mundo donde reina preocupación por el futuro de toda la humanidad, Kazajistán va a desarrollarse y tendrá un futuro hermoso y excepcional.

Como mujer que encarna el dolor de toda la tierra, considero Kazajistán parte de mi alma, y de todo corazón amo este país y le deseo a su país prosperidad, y a usted deseo sentir que el siglo XX y el Gran Creador mismo da a la gente como usted tantos años de vida cuantos desee, y posibilidad de crear sin conocer enfermedades, ni desgracia. Mis deseos son tan sinceros y fuertes que se le realizarán sin falta.

Periodista, escritora, poetisa, filósofa

directora general de la organización autónoma no-lucrativa “Nueva televisión planetaria M”,

autora de más de 40 notables proyectos socilaes

María Karpinskaya. Moscú. (Rusia).

*  *  * 

En enero de 2014, en nombre de la opinión pública de Crimea, el partido popular “Milliy Firqa” dirigió al presidente de Kazajistán N. A. Nazarbaev una petición de apertura del Consulado General de Kazajistán en la Republica Autónoma de Crimea para estrechar las relacionas culturales y económicas. Y pidieron designar a ese cargo, estimando los deseos de los crimeos, a Bakhytkhozha Rustemos. Los pueblos de Crimea hacen muchos elogios al escritor y pacificador kazajo Rustemov.

Yiry Osiian, poeta conocido (Ucrania): “Con toda el alma le felicito por haber sido elegido jurado del concurso de la poesía y literatura rusa. No hay quien se lo merezca más, y como persona, y como amigo, y como literato”. Ildar Gaynullin, compositor conocido, autor de canciones (Rusia): “De todo corazón le felicito, Bakhyt, por haber sido elegido jurado del concurso de la poesía rusa. Se lo merece de derecho”.

Natalia Varenyk, poetisa, laureada con premios literarios internacionales, miembro de la Unión de los Escritores de Ucrania, miembro del Presidencia de Foro mundial de la cultura espiritual (Ucrania): “El estilo de vida mismo de Rustemov es único: junto a su leal amiga y esposa Raushan Seitova recorrió Kazajistán. En los fríos atroces kazajos de hasta 40 grados bajo cero y en el bochorno veraniego de hasta 40 sobre cero, van por su cuenta – bien en el viejo coche, bien en el transporte público – para presentarse a sus lectores, la gente humilde del país. A veces a los bibliotecarios se les olvida avisar a los lectores y la audiencia consta de tres personas. ¡Que pena por los esfuerzos! No obstante, el escritor no considera esas reuniones tiempo malgastado, le es importante llevar su obra hasta la umilde gente kazaja. Y eso que los ilustres laureados con los premios literarios de Kazajistán no suelen salir de la capital...

La primera persona en el país en intentar traducir al idioma ofical ciertas obras de los escritores renombrados – Murad Adzhi y Ernst Muldashev, el único quien ha traducido en 2005 al idioma oficial algunas obras de los premios Nobel John Steinbeck y William Faulkner, sigue siendo un humilde trabajador de la pluma. Les extraña a los lectores que no tiene recursos para editar sus libros no solo de tiraje de 100 ejemplares, sino de 50.

El mismo Rustemov se hacina en el pequeño despacho que ha montado a base de la terraza reformada, donde hace mucho frío en invierno, pero lo calientan las estanterías llenas de libros y regalos de los amigos. Allí escribe por las noches – sentado en una grasiosa silla infantil desplegable, con zapatillas para estar en casa de piel, muy cansado, pero feliz de que viva en el maravioso mundo de la literatura. Y ese mundo es interesante de verdas: publicó un liblo sobre las civilisaciones extraterrestres y fue primero en Kazajistán en hablar en las páginas de prensa sobre la teoría de la evolución de Darwin. Según él, la historía mundial misma confirma inconsistensia de esa doctrina. El renombre llego a Rustemov gracias a las reuniones con gente y Internet donde tiene centenas, miles de amigos en los redes sociales y sitios literarios.

La Unión Interregional de los Escritores de Ucrania condecoró a Bakhyt Rustemov con motivo de su 60 aniversario por su gran aportación a la amistad entre nuestros pueblos y literaturas, así como por su creación fructífera con el premio literario de B. Grinchenko. Pero, quizás, puede caracterizar mejor la profundidad de la personalidad artística de este hombre nuestro viaje, emprendido a instancias de Rustemov, al monumento histórico, mausoleo de Kabanbay batyr, jefe del ejercito kazajo, uno de los heroes nacionales que organizó resistencia del pueblo kazajo a la invasión de los dzungars en el siglo XVIII.

La impresionante estepa kazaja con los espartos helados tintineando en el aire frío, las colinas antiguas de los enterramientos sin nombre y le diseño origanal del mausoleo – en forma del yelmo militar – todo eso impresiona mucho. Me quedará en la memoria para mucho tiempo la figura de Rustemov – un hijo digno de su pueblo inclinándose en la oración ante el memorial del gran general. Hablaba en voz baja con su heroe, quizá, pedía que le diese vigor de ánimo en su camino espinoso...”.

 

Participación en la lucha contra criminalidad o un grano que hace granero.

 

Supongo que no sea sufucientemente objetivo, justo y completo mi cuento de Rystemov, si no descubro a la gente, la sociedad sus actos atrevidos y dignos de apoyo y fomento, que él, por su modestia extraordinaria muchos años oculta de los demás. Este su acto merece ser copiado. Algunas nociones no tienen plazo de prescripción. Por eso, por muchos años que pasen, los actos valientes del hombre en favor de la gente y la sociedad tienen derecho de ser valorados en cualquier tiempo.

Siendo un sin techo y a ratos parado (los años 1995-2005) el escritor ejerció comercio para sobrevivir. Con el dinero cobrado sacaba adelante a su familia. La vida le hizo, como a muchos otros, tropezar con el raqueterismo. Por la respuesta negativa a los banditos obtuvo la herida penetrante en espacio cardíaco (1993). Sobrevivió solo gracias a la ayuda de los doctores.

Rustemov tiene 63 años. Ha hecho un camino desde un obrero hasta un responsable de la Administración del presidente de la Republica de Kazajistán (2001-2008). En su vida muchas veces se enfrentó con los banditos. Más de una vez asaltaron el local de su esposa (1998-2008). Le robaron el coche (2007). En los años difíciles para la gente y el país (1989-1995) emprendió negocio por menor en el mercado y no lo dejaban en paz los raqueteros. Seguían su coche con el motivo de quitárselo. La gente le aconsejó no ir hacia el coche, dijo: “Ellos le van a matar”. Su “Zhiguli”,  el único mantenedor de la familia, Rustemov no lo quería dejar quitar a nadie.

Dijo: “¡Que me maten! ¡Esos bandidos no dejan vivir al mercado entero!” En el “Zhiguli” estaban dos personas. Empezó una pelea. Un bandido lo pegó al Rustemov en espacio cardíaco con un cuchillo y se puso a huir. (1993). El otro quiso rematar a Rustemov. A pesar de su herida, este en su último esfuerzo, se lanzó contra el rufián, lo derrumbó. Sabía que si se huyera el bandido no comprobaría que le habían agredido. Llamaron a la policía y Rustemov les entregó al gamberro y su cuchillo.

Desangrándose y flaqueando Rustemov, le llevó una ambulancia, luego siguió la terapia intensiva y una operción quirúrgica de siete horas. Las heridas graves hasta ahora siguen recordando de sí. Tras el alta volvió al mercado a su comercio, la gente alegre le contaba que la situación se había vuelto más tranquila y le agradecía su valentía y determinación gracias a las cuales ya no tenían que pagar a los bandidos una parte de sus escasos ingresos.

Por segunda vez (2001) hubo amenazas de los bandidos que asaltaban a los emprendedores, violaban a las mujeres y mataban a la gente inocente solo por desobediencia. Los bandidos (raqueteros) ponían condiciones incumplimiento de las cuales implicaba un castigo feroz a toda la familia. Pero acabó con el banditismo jugándose la vida, la suya y la de su familia.

Cabe notar que no existe análogos de su proeza en el país. Aunque, quizás, en otros paises también es un lujo indisculpable, cuando uno tiene que eligir o cumplir las exigencias de los bandidos y aceptar todas sus condiciones o desobedecer y condenar a su familia a sufrimientos.

Para entender la gravedad de la situación en la cual se encontró Rustemov con su familia en aquellos días, hay que estar en una situación así. Los bandidos comunicaban a sus victimas que tenían toda la información de ellas y los suyos, decían que les era inútil quejarse a la policía y, al hacerlo, arrepenterían. Miedo a los bandidos armados de punta en blanco hacía a la gente obedecer. No tenían esperanza que alguien les protegiera de los villanos. Cada uno sobrevivía como podía.

Al ver Rustemov cómo habían pegado hasta dejarle medio muerto a uno de sus familiares y oír que le ordenaron darle un recado al jefe: traerles 1500 dólares, pagar 100 dólares diariamente y dejarles el coche cada noche, Rustemov no dudaba en decidir parar a esos bandidos. Se daba cuenta de que cuanto más pagaba la gente, más delitos cometerían aquellos. ¿Y quien, si no él?

Los bandidos contaban al familiar pegado cómo mataban a los rebeldes. Por supuesto, Rustemov podía, como otros, pagar a los bandidos, no buscarle tres pies al gato y vivir tranquilamente. Pero tenía una sola intención – acabar con los delincuentes. Entendía que cada día y cada semana iba a aumentar la cantidad de la gente matada, torturada, violada y bataqueada.

En un consejo familiar su esposa, su hijo de once años, su hija de nueve años y su familiar machacado hasta no ser reconicido y salvado de milagro estuvieron drásticamente en contra de la idea de denunciarlo a la policía. Su conciencia quedó paralizada por el miedo y estaban en postración. La esposa tenía una sola idea – dejarlo todo y abandonar esa ciudad maldita. En aquellos primeros días y luego, antes del juicio, tuvieron miedo a abrir las puertas. Les daba miedo salir a la calle. Los bandidos, antes de agredir a su futura victima, estudiaban su vida y su entorno durante meses. El barrio donde vivía Rstemov se consideraba peligroso, había mucho drogadicto. Por la noche trataban de no salir a la calle sin necesidad.

Aquel día no funcionó el teléfono fijo y todavía no hubo teléfonos móviles. La comisaría esaba a unos veinte minutos a pie. Rustemov advirtió a los suyos que no tenían que abrir la puerta a nadie y salir de casa. Él mismo se dirigió a Alá: “¡Que Dios me ayude!” sin vacilar salió a la calle y se enderezó a la comisaría. El amanecer. Un bloque de viviendas. Poca gente por las calles. Si le segían, podían saltearle y doblegando meter en un coche. Entonces desaparecería como otras victimas de bandidos y nadie encontrará nada. Además los villanos ya se pusieron nerviosos y iban a buscar al chico que había pedido permiso a salir con la excusa de necesidad de ir al baño.

Si hubieran trascurrido unos 15-20 minutos más, en primer lugar los bandidos habrían llegado a casa donde vivía el chico que acababan de pegar. Todo les sería claro: si había escapado, podía ir a la policía. Entendían que demora para ellos era una catástrofe, una quiebra, fin de su vida paradisíaca. Estaban acostumbrados a pasar los días con mujeres en restaurantes, saunas, pisos alquilados con el dinero ingresado de raqueterismo, extorsión, robos. Tenían una sola solución: emprender medidas drásticas, hasta crueles, contra los Rustemov y impedir que les denunciaran a la policía.

En aquellos minutos se decidía el destino de los Rustemov. Los delincuentes no tenían que perder, porque aparte de los robos, raqueterismo, violaciones habían cometido homicidios. El camino a la comisaría le pareció a Rustemov infinita, le venían a la cabeza los pensamientos diferentes: y si algunos bandidos no serían condenados? Podrían vengar. Además, como a veces sucede, detrás de una banda pueden estar protectores de los ógranos de cumplimiento de la ley u otros. Solo al día siguiente los familiares y el mismo Rustemov notaron que le habían salido las primeras canas.

Solo unos minutos les adelantó Rustemov a los bandidos: preocupados por la fuga del chico ya hacían sus proyectos descarados y crueles de un castigo para los Rustemov. El ataque repentino de los policías cogió de sorpresa al coche que estaba a punto de arrancarse. Rustemov participó personalmente en captura de los delincuentes. La policía grabó la operación en vídeo. Haber sido capturados los bandidos, Rustemov estaba seguro de que los restantes también serían detenidos y entregados a disposición judicial. Pero durante unos años él mismo y su familia se preocuparon por su destino, porque no todos habían sido capturados y los detenidos decían que los que estaban en libertad se vengarían de ellos. Para entender la dimensión del heroismo, los sentimientos penosos de aquellos días, póngase, mi estimado lector, en lugar de los Rustemov a sí mismo y a su familia.

En aquellos tiempos todo el mundo oía hablar mucho de los bandidos descarados en la capital y desaparición de la gente. Nadie sabía de dónde y a quién irían. Venían a sus victimas súbitamente. Les quitaban todo, ponían condiciones y se iban. Desgraciadamente, nadie se apresuraba a denunciarlo a la policía. Nadie quería problemas y aun ménos venganza de parte de los bandidos. Todos, excepto Rustemov, cumplian las exigencias de los delincuentes con conformidad. Los que se negaban a hacerlo desaparecían sin dejar huella.

Entendiendo toda la complicación de la situación,  la desgracia y dolor que causan los bandidos a la sosiedad decidió: mejor será el mismo la última victima de los bandidos, que la sucesión sin fin de las muertes y lágrimas. Las victimas de los bandidos era gente de nacionalidades diferentes. Los policías llevaban chalecos antibalas y metralletas, Rustemov como persona civil fue sin ningun equipo. Si los bandidos hubieran hecho resistencia, como a menudo sucede, hoy Rustemov, quizás, no estaría entre nosotros...

Gracias a la valentía y determinación de los Rustemov, fueron detenidos los criminales. Llevaban dos pistolas con silenciador, un Kalashnikov, un retaco, un uniforme policial, una vara policial, un rompecabezas y otros atributos de su actividad criminal. La banda constaba de once personas, entre ella unas mujeres. Fueron a parar en el banquillo de los acusados solo siete de ellos, los otros se dieron a la fuga. Durante muchos meses del juicio al escritor y su familia les acompañaban los vigilantes.

El tribunal condenó a tres bandidos a la última pena y los otros a los términos de encarcelamiento duraderos. El periódico de Astana “”Info-Tsec”, contando los acontecimientos de aquellos días trágicos escribió que el hilo sangriento de crimenes enlazó en undestino los bandidos de diferentes ciudades. Por desgracia, algunos delitos han quedado sin comprobar.

De lo antes dicho se deduce, y lo sabemos perfectamente, que cualquier cosa puede suceder en la vida. Entonces en los tiempos pacíficos también hay lugar para una proeza y heroísmo. Proeza y heroísmo del tiempo pacífico tiene derecho a ser estimado y considerado único, extraordinario y no más bajo de status, o aun más alto que en los tiempos de la guerra. En la guerra se observa el heroísmo masivo. Y en el tiempo pacífico al heroísmo, proeza con riesgo para la vida se atreven solo personas aisladas...

¿Y nos hemos dado cuenta de lo que ha hecho y estimamos debidamente lo heróico de Rustemov que el mostró en aquellos tiempos difíciles para el país y la gente? Y eso que lo hizó un hombre humilde, ordinario como todos nosotros. Sobre su proeza en 2012 en breve contaron en el periódico munucipal y también en el sitio web del ayuntamientо cuando los ciudadanos lo designaron para participar en un concurso “Astaná tandauy-2012”. Lo del concurso sabían no solo los habitantes de la capital sino todos los kazajos, y se lo sabía hasta en el extranjero.

En aquel concurso Rustemov ocupó el primer puesto. Lo llamaron los medios de comunicación: televisión, radio, periódicos y le comunicaron que le iban a visitar para hacerle una entrevista como a ganador. Ya le felicitaban miles de personas, aun de otras ciudades y países lejanos. Entre los admiradores, los que le dieron sus votos y luego lo felicitaban por la victoria fue antiguo embajador de Ucrania en Kazajistán y entonces el embajador de Ucrania en Georgia Vasiliy Grigorievich Tsybenko. Pero media jornada despues le comunicaron que precisamente la nominación a que había aspirado fue eliminada de la lista de los galardonados....?!

¿Han oído o encontrado alguna vez pasar algo semejante en otros países? Miles de personas, en definitiva, fueron extrañados, atolondrados y desengañados por el comportamiento de los poderes munucipales que habían organizado el concurso. Miles de personas escribían, llamaban y decían a Rustemov que era un verdadero héroe de la capital y del país. En el mismo año 2012 bajo los pretextos diferentes retiraron su candidatura a deputado del consejo municipal

Antes en el año 2008 con el pretexto de 10 aniversario de la capital derrumbaron su única tienda comercial pequeña de dimensiones 3x7 que alimentaba a toda la familia del escritor. Todas la arbitrariedades en torno a Rustemov les extrañaban a los míltuples conocidos del escritor. Por supuesto, como cualquier otra persona, él sabe quién y por qué está detras de esta actitud gratuita e injusta hacía su persona. Con carcter modesto, bueno y decente Rustemos se preocupaba mucho y hasta más de una vez ingresaba en el hospital. Pero aun más se preocupaba su madre de ochenta años. Una madre heroína que engendró y crió doce hijos. Cuarenta años trabajó como porofesora de escuela. Le asombraba y sorprendía dureza de algunas personas del poder entre las cuales hubo mujeres.

Mi opinión y la de otra gente: una proeza realizada dos veces en nombre  de bienestar de los compatriotas debe ser dignamente valorada por el estado. Más vale tarde que nunca. Y eso lo necesita no el verdadero hijo de su pueblo Rustemov, sino, en primer lugar, la gente, la nación. Cabe decir que en la vida siempre hay lugar para unas acciones buenas, una proeza en nombre de la gente, del país. Su valentía y determinación y su proeza en nombre de bienestar de la gente es un ejemplo para todo el mundo, sobre todo, para los jovenes, cualquiera que sea su patria.

Es necesario que cuanto más gente se entere de lo que ha hecho. Hay que escribir libros y creas películas. Esas cosas no se hacen cada día, y no se atreve a eso cualquier persona, pensando, sobre todo, en su salud y bienestar. A no ser por la proeza de Rustemov, cuántas personas inocentes más serían matadas, violadas y torturadas. La capital se alivió tras la captura de los bandidos.

Al enterarse del heroísmo sin ejemplos de un solo hombre contra los delincuentes atroces, la gente seguía asombrándose y sorprendiéndose unos años. En el juicio y después, la gente no ocultaba sus emociones, tanto las lágrimas de alegría, como las de dolor. No se lo pudieron creer que por fin estaban juzgando a los bandidos-asesinos que hacía poco que les habían maltratado. Lo peor se sentían los familiares de victimas matadas por los criminales.

Los medios de comunicación escribían de la captura de los badidos- raqueteros y detención, pero ni una triste palabra del iniciador y organizador del éxito de los policías en la lucha contra el crimen organizado en la capital. Así, por ejemplo, el periódico de la capital “Info-Tsec” en 2001 en su artículo “La batalla eterna” comunicaba la información de los grupos criminales en el país: “Desde el comienzo del año se ha puesto fin a la actividad de 19 organizaciones criminales, han sido liquidados más de 140 grupos criminales organizados, dirigidos al tribunal 91 causas,- informó viceministro del Ministerio del Interior general mayor Bulat Baysazharov en un arueda de prensa. -  Acabamos de detener en Astaná un grupo de siete personas. Les confiscaron un uniforme de policía, 6-7 pasamontañas, 2 pistolas con silenciadores. En la provincia de Kazajistán Meridional han detenido tres líderes de una organización criminal”. Hoy en día la gente también habla del raqueterismo en los mercados del país, extorsión de los emprendedores, pero ¿quien se atreverá a deshacer ese nudo criminal malvado?

Cito una de las referencias sobre Rustemov. Habla el veterano de tres guerras Boribay Kulmanov, participante de la guerra soviñetico-finesa (1939-1940), la Segunda Guerra Mundial (1941-1945), participante de la creación de la República del Turquestán Oriental en China (1944-1949):

He tenido gran escuela de la vida. He visto mucho en mi destino. Tengo heridas. La proeza de Rustemov de captura de los criminales que causaban tanta desgracia y pena a la gente es un heroísmo que equivale al heroísmo en los años de guerra. En la guerra uno arriesga la vida por liberación de su país de los ocupantes, y Rustemov arriesgó su vida dos veces por liberar y salvar la gente de los bandidos-parásitos. A no ser por sus acciones decisivos contra los bandidos, cuánta desgracia y pena, cuántos asesinatos más habría, solo Dios sabe.

No es de todos tal valentía y valor, y no se atreve a un acto así cualquiera. Su proeza merece admiración. Cuanto más personas semejantes hay en el mundo, más orden y bienestar tendrá. Si se premian las proezas de los héroes por salvación de la gente de los incendios, a los que se están ahogando, etc. Rustemos realizó su proeza dos veces y su heroísmo debe ser valorado dignamente. Es un ejemplo para los jovenes”.

Por desgracia, hay gente que ignora los actos buenos y mira a los patriotas verdaderos –hijos verdaderos de su patria que dedican sus vidas  a su pueblo y su país - con una sonrisa aviesa y escepticismo. Esas personas negativas que no son capaces de cometer actos buenos, de amar a gente, rebajan el papel de las personalidades extraordinarias como Rustemov, que sin tener piedad de sí mismo se arriesgan noblemente.

La gente humilde más de una vez se admiró de la proeza de Rustemov. Gran modestia le hizo mantenerse apartado de los periodistas curiosos. Cuando hubo tantas lágrimas alrededor de él, no tenía derecho moral, como él mismo dijo, a jactarse de sus actos de captura de los bandidos. La gente de caracter populista de cualquier modo ya le haría publicidad a su heroísmo, mostrando heridas y llamando a todas las puertas de los organismos y estructuras de poder. Y Rustemov nunca. No se arrepiente de nada en su vida. Tranquilo como siempre. Pero los suyos se preocupan por su tranquilidad olímpica. A veces la salud le falla.

Ya hace veintidos años que al héroe de mi cuento Rustemov le torturan las heridas en el espacio cardíaco recibidas de los bandidos. Pero en todos estos años no se ha quejado a nadie de la salud, ni del destino. Ha aguantado firmemente todas las privaciones en la vida. Cuando le despedían injustamente de su puesto de funcionario público, cuando le quitaban las parcelas de tierra y le derrumbaban su tienda comercial. Así vive la gente profundamente decente, realmente humilde, muy modesta. Disimulan sus sufrimientos. Y ya sabemos cuáles pueden ser las consecuencias...

Al final de la historia del luchador incansable contra la criminalidad dos veces los policías que participaron en las operaciones obtuvieron premios y condecoraciones, y el protagonista Rustemov que sufrió los asaltos de bandidos, se quedó al márgen. Ni siquiera le dieron las tristes gracias. A la pregunta: “Por que se ha quedado usted sin premios y condecoraciones?”

Rustemos contesta: “Su pregunta no es para mí. Yo he cumplido con mi deber”. A los que saben su proeza les sorprende omisión de las estructuras públicas encargados de prestar atención a un fenómeno tan raro como patriotismo y heroísmo de un ciudadano. ¿O nuestra dureza nos va a llevar a lo de siempre: empezamos a aprecias y alabar a una persona cuando ella ya no está entre nosotros? No dudo que la justicia triunfará y la proeza de Rustemov será estimada por su justo valor. Puede que por las generaciones nuevas. Pero es deseable que lo hagan sus contemporáneos.

Si consideramos héroes, personalidades únicos a la gente con éxitos deportivos. Aparerecen en los medios de comunicación, les dedican películas. Tienen privilegios por su aportación al deporte nacional. El estado les premia con galardones, automóviles, apartamentos, condecora con medallas y ordenes. Sí, son heroes. Pero los actos de Rustemov que dos veces arriesgando la propia vida y la de su familia paró los asesinatos, raqueterismo, violaciones, considero heroísmo supremo.

Desde altura de mi edad y expiriencia vital, más de una vez planteando el tema del factor humano y factor de la sociedad, sé cómo respaldan sus hijos e hijas talentosos y únicos los pueblos que aprecian todo lo pregresivo, innovador y lo que fomenta el éxito y autoridad de su nación. La gente, el pueblo, el país que no estiman a las personas progresistas y avanzadas, enviadas por Dios para llevarlos adelante, corren riesgo de acabar en el fin de la lista de resultados de la evaluación del nivel intelectual a la escala mundial.

Capacidad de presentar al mundo a sus heroes y talentos es capacidad de presenar a su nación. Progresividad  de la persona es un indicio de la progresividad de la nación. Presten la atención cómo saben presentar a sus intelectuales los países siguientes: Japón, los Estados Unidos, India, China, Georgia, Azerbaiyán, Uzbekistán y otros. En el foro de juventud (abril, 2015) el Jefe de nuestro estado N. Nazarbaev notó que los canadienses consideran heroe a uno que se traslade del sur a las regiones del norte del país para trabajar. Entonces ¿cómo calificarían los canadienses a un hombre que dos veces estuvo dipuesto a sacrificar su vida por bienestar de sus compatriotas?  Creo que no es difícil adivinar. Los lectores, adoradores del talento de Rustemov creen que el se merece los galardones supresos del mundo – Premio Nobel de la Paz o Premio Nobel de Literatura. Aunque no es nada fácil ser laureado, significa mucho lo que los lectores de diferentes países respaldan esa idea.

Los escritores como Rustemov saben mejor que nadie el precio de la vida humana, distinguen el humanismo del rictus animal de criminalidad que altera la paz y desestabiliza la sociedad.

Se me acuerda una idea expresada por uno de los grandes túrquicos de la antiguedad Basyrbek kagan:

Аттан аттың несі артық.
Асыра басқан ізі артық.
Ерден ердің несі артық,
Ел үшін күйген жаны артық.

 

Traducción interlineal:


Qué es lo que distingue el corcel

Del corcel que anda a todos los andares

 Qué es lo que distingue el hombre

Del hombre lleno de amor abnegado a su Patria

 Así ha llevado una parte de su vida el héroe de mi cuento, el hijo digno de su pueblo, el hijo digno de la humanidad Bakhytkhozha Rustemov.

 

Amankeldy Zhumabek,

poeta, periodista, publicista, ensayista, traductor.

Marzo. 2015.